[Opinión] Autoridades y candidatos no preparados

Para Platón los gobernantes debían ser los filósofos. Un verdadero filósofo es aquel cuyo espíritu puede alcanzar el conocimiento de lo que existe siempre de un modo inmutable y es quien estará orientado a gobernar el Estado. Por ello, se debe elegir a las personas que más propias parezcan para mantener las leyes e instituciones en todo su vigor. Se precisa educación y experiencia para que se les pueda confiar el Estado.

Así lo plantea en “La República”, libro que trata de un diálogo entre Sócrates y otros personajes, y que, si bien fue publicado en el año 380 ac, tiene total vigencia en la actualidad. De acuerdo a ello nos podemos preguntar si nuestras autoridades y los que aspiran a algún cargo están capacitados para ejercerlos.

Del mismo modo, Maquiavelo en “El Príncipe” describió al gobernante de un Estado moderno donde la ética se ponía al servicio del interés de la supervivencia del propio Estado (que en ocasiones se confundía con la del gobernante de turno), enfoque que, contra lo que se piensa, pervive con fuerza en nuestros días.

Sin embargo, en la realidad política esto no ha sido siempre así, ni debe necesariamente serlo, ya que en un principio se imaginó una democracia auténtica que debía servir también para seleccionar a los mejores, los más sabios y los más virtuosos que velaran por los intereses colectivos (así lo señalan Aristóteles, Montesquieu, Rousseau, Harrington, Schumpeter, Sartori, por nombrar algunos).

Tristemente en el caso de La Higuera estamos lejos de tener autoridades capacitadas. Vemos como varios candidatos a concejales apelan a que “son de la comuna” y aun cuando ese es un tremendo plus frente a quienes no conocen la realidad porque van desde otros lugares, no es suficiente y ese argumento se diluye al comparar el conocimiento que deben tener para ejercer un cargo público.

No basta con ser dirigente de alguna organización social, trabajar o haber trabajado en el municipio o creer que cantas bien para suponer que se hará un buen trabajo como concejal. No se puede considerar la representación sin prepararse para ejercer el poder con rigor y eficacia.

Y es que tenemos ejemplos latentes con las actuales autoridades: un alcalde con conocimiento y capacidades limitadas y del mismo modo concejales que no dan el ancho. Algunos, como Jorge Caro que se dedicó a viajar con fondos municipales ha sido un concejal que no aporta y no aportará en un nuevo Concejo. Fernando Contreras a quien no conozco, pero he leído sus intervenciones en las sesiones también deja mucho que desear; Carlos Saavedra no cumple con la función para lo que lo eligieron: fiscalizar; porque a todo dice que sí y su labor ha sido paupérrima.

Ahora bien, para ser honestos, esta situación se da porque el electorado lo permite. Para la mayoría de los electores resulta algo innecesario entrar a valorar criterios de eficacia, eficiencia o profesionalidad y no se vota al dirigente más preparado (esto ni siquiera forma parte de los debates, si es que se dan debates) sino al más simpático, al que apueste por el eslogan más sugerente o como vimos en la elección anterior al que puso más dinero sobre la mesa, al que regaló cuestiones para obtener votos, al que en definitiva compró consciencias.

En el juego electoral que se da en La Higuera tiene más importancia lo superficial (que afecta brutalmente el desarrollo de la sociedad como clientelismo, asistencialismo, populismo barato) que lo realmente importante, es decir, si quienes intentan gobernar la comuna conocen el funcionamiento total del cargo y las leyes que rigen la administración municipal. Cuando se antepone una pseudo ideología a que las cosas funcionen se olvida que también para llevar nuevas ideas a la práctica se necesita de gobernantes competentes y que es un derecho de los ciudadanos contar con los mejores dirigentes posibles y un deber de los partidos políticos proporcionárselos.

Con ello, los partidos políticos debieran elegir a los más aptos para presentarlos como candidatos, lo que significa no solo experiencia, sino también capacidad y conocimiento; ya que sorprende de sobremanera que precisamente cuando más difícil resulta gobernar menos atención se preste a preparar adecuadamente a sus gobernantes para hacerlo.

Por tanto, no basta “ser de la comuna”, sino lo más importante es contar con la preparación y conocimiento necesario para que la función que los electores les otorgan sea cumplida como corresponde.

Miguel Torres Romero
Exalcalde comuna La Higuera
Estudiante de Ciencia Política, Universidad de Buenos Aires, Argentina.

       



El Comunal

Diario Electrónico de la comuna de La Higuera, perteneciente a la Red de Diarios Comunales, que está presente en las 15 comunas de la Región de Coquimbo, entregando noticias y actualidad en cada una de ellas.