Finn: El perro que vino a La Higuera a salvar a los pingüinos de Humboldt

Su nombre es Finn, es un labrador de 10 años nacido en Nueva Zelanda y rescatado de una perrera. Durante algunos años, fue entrenado especialmente para encontrar conejos.

Ha trabajado para el Servicio de Parques y Vida Silvestre de Tasmania y tuvo su primera misión en una isla desierta en Australia donde fue clave en el Proyecto de Erradicación de Plagas de la isla. Trabajó junto a otros perros durante tres años en la detección de conejos invasores europeos que habían sido introducidos como fuente de alimento en 1879, pero que ahora se habían transformado en los responsables de la destrucción casi catastrófica de la vegetación de la isla. Su misión fue exitosa.

Todo bien, hasta que apareció un nuevo objetivo. En 2014 llegó a Chile desde Australia, junto a su adiestradora y fiel compañera, Karen Andrew.

La Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, ubicada en La Higuera se encontraba en peligro. ¿La razón? A causa de los conejos europeos que fueron introducidos a principios de del siglo XX por los pescadores, quienes los llevaron a las islas Choros y Chañaral, para poder contar con una fuente de proteína animal.

“Es una historia que ha ocurrido en numerosas islas en el mundo, donde navegantes o pescadores lo hacían para contar con alimento en sitios aislados. Sin embargo, estas especies -al no ser parte del ecosistema de islas- generan daños de gran impacto en la biodiversidad nativa”, explicó el gerente de áreas silvestres protegidas de CONAF, Richard Torres al medio El Definido.

Estos tiernos conejos causan bastantes problemas: comenzaron a destruir la vegetación nativa, despojaron los arbustos y plantas herbáceas, y ocuparon los nidos de yuncos y pingüinos.

“Los pingüinos, por ejemplo, son especies que tienen una pareja y un nido. Los conejos, al quitarles sus nidos, los obligaban a buscar nuevos sitios donde nidificar, requiriendo mucho esfuerzo y tiempo, pudiendo perder incluso su oportunidad reproductiva del año”, cuenta Torres.

En 2009 se dio inicio al proyecto de Restauración Ecológica de la Reserva Nacional Pingüino de Humbold con el objetivo de remover esta especie de las islas donde nidifican el Pingüino de Humboldty el Yunco (especies amenazadas).

Bueno, acá es donde aparece Finn. Necesitaban la ayuda de un perro para confirmar que habían podido eliminar definitivamente a los conejos. Así, en 2014, Finn llegó a la isla Choros y durante tres semanas la recorrió de punta a rabo en busca de posibles rastros de conejos.

Cuando se confirmó que no quedaban más conejos en la isla Choros, Finn debía volver a Australia, sin embargo, el traslado era carísimo. Entonces se decidieron dejarlo en Chile, además, ya estaba en una etapa para ser declarado senior o “jubilarlo”. Devolverlo ya no tenía mucho sentido, explicó a El Definido Christian López, miembro de Island Conservation y quien finalmente adoptó a Finn.

Los resultados fueron increíbles. Por primera vez en 100 años las aves amenazadas tienen esperanzas de vivir en paz tras la eliminación del conejo invasor. Finn, que ahora está jubilado y disfrutando de la vida, se fue a vivir a la isla Robinson Crusoe donde es completamente feliz.

       



Diarios Comunales

Red de Diarios Comunales, presente en las 15 comunas de la Región de Coquimbo, informando sobre noticias locales en cada una de ellas.