Conecta con nosotros

Columna

Lo que dice Gabriela Mistral del Proyecto minero Dominga

Publicado

el

(Por Rodrigo Marcone Instituto América Gabriela Mistral)  Sea este agosto, la ocasión para conocer la mirada de Gabriela Mistral sobre este asunto del desarrollo del país, en especial, su mirada sobre la actividad minera tan antigua y tan propia de la región de Coquimbo y del país.

De entrada, Gabriela señala:

“Somos las gentes de esta zona de Elqui mineros y agricultores en el mismo tiempo. En mi valle el hombre tomaba sobre sí la mina, porque la montaña nos cerca de todos lados y no hay modo de desatenderse de ella…”

Continúa, diciéndonos cómo se ha ganado el derecho de hablarnos, tanto viendo todo lo bueno que representa un acontecimiento o fenómeno, como también con merecidos reproches de recio sentido ético:

“…esta alabadora tiene el derecho de dar algunas veces a su alabanza el sabor agridulce de la crítica y de la imposición de obligaciones, porque también ella nació como una guardiana de la vida y como una socia natural de todos los negocios vitales.”

Sin duda, a Gabriela Mistral, que dio cabal muestra de su permanente atención en todos los negocios vitales, a través de su profundo sentido humanista, que en una mano lleva su preocupación sentida por el destino de los suyos: el mujerío, las niñas y niños, los campesinos y las trabajadoras; y en la otra mano, su preocupación desde muy temprano, por el urgente desarrollo agrícola e industrial que lleve dignidad y pan a la mesa de los suyos, el  proyecto minero Dominga le hubiera interesado.

Lo hubiera mirado con su corazón infinito y de su voz profundísima tendríamos su palabra llena se sentido espiritual, para la generación actual y las venideras, pero llena también de enorme sentido práctico. Quién más que ella, sabía de las necesidades urgentes de su amado pueblo empobrecido.

Reflexiona, cómo el negocio minero de gran tradición en el país, tarde o temprano se acaba, no así la agricultura que vive de una tierra siempre leal, señalando:

“Aseguran que Chile será siempre el país que coma de salitre y de metales y de una industria adulta, que ya tenemos nacida. El salitre se ha de ir, tarde o temprano; las minas ya ralean; los Coquimbos y los Atacamas pasaron y Rancagua ha de pasar con esos dos mayorazgos del metal cúpreo y blanco. La tierra, en cambio, es la lealtad misma; yo no sé darle en el viejo amor fuerte que le tengo mejor nombre que ese de leal.”

Luego, Gabriela compara la experiencia de la minería y la agricultura, en la moral y el espíritu de trabajo de la comunidad, donde su corazón campesino apuesta por el trabajo modesto y silencioso de la tierra, que señorea nobles valores humanos.

“La peor tradición que puede heredar un pueblo es la de la riqueza minera. En esta provincia (la de Coquimbo), cada almohada de hombres sustenta sueños de millones. El cuento de nodriza que cada niño coquimbano ha oído es ‘la mina fabulosa’, las barras de plata o de cobre de Condoriaco y La Higuera, que esta generación no ha visto. No es sueño de codicia: es sencillamente de pereza. Todo hombre de aquí es un minero natural, sin linterna ni jadeo, y hasta las mujeres enumeran sus barras, y yo me siento pobre de solemnidad cuando oigo la enumeración de pertenencias, a cuyo reparto he llegado demasiado tarde…

En días pasados, ha venido a mi casa un viejecito, con la marca del hambre en la cara, una especie de castellano enjuto, pulcro y silencioso. Me han contado que apenas reúne los cuatrocientos pesos anuales que tiene que pagar de patentes de minas. No las explota (¡con qué las va a explotar!); no las vende (¡a quién las va a vender!); ve solamente modo de conservarlas, y no come: almuerza su mate amargo y cena una sopa. Pero tiene medio costado de cerro bruto…

Esta patente es aquí universal: cuesta hallar quien esté libre de su carga.

El Tofo sigue como un espejo ardiente, alucinando los ojos de los pobres mineros, dueños de hoyos llenos de piedra ciega. Si no tuviéramos El Tofo acaso no se esperara mes a mes la comisión yanqui, y se pusieran, mi viejo ayunador y los tres mil mineros que pagan patentes, a hacer una hortaliza modesta, el huerto suizo, que sustenta a diez mil hombres mejor que un Tamaya en decadencia. Pero ahí está El Tofo, para justificar sueños y perezas.

-Andamos mal, pero ya vendrán los tiempos grandes; llegarán otros gringos como los de El Tofo, y verá usted…

Mientras viene este mesías inglés, ellos no cultivan la cuadra o la hectárea de suelo que tienen. ‘La tierra da tan poco’…Es cierto: no da, la muy austera, para vicios, para automóviles ni para mujeres: pero da de comer a peones y amos, y los obliga a la sobriedad. Del agro viene una especie de código natural de economía, y los pueblos agrarios son pueblos morales por sensatez.”

Columna

Columna: La Historia por sobre las modas

Publicado

el

Hace unas semanas nos enteramos de que la asignatura de Historia (además de otras) seria optativa para los cursos de 3ero y 4to medio.

Por un momento pensé que era una broma de mal gusto o una equivocación, pero efectivamente, la noticia era real, Historia dejaría de ser obligatoria para aquellos niveles.

Sobre este tema hay varias paradojas que socaban este nuevo cambio curricular. Por un lado se sigue pensando que hay asignaturas de primera y segunda categoría, de las cuales las “más importantes” siguen con resultados deficientes a pesar de tener más protagonismo y carga horaria en el curriculum actual.

Por otro lado en este último tiempo hay un mayor interés por parte de la ciudadanía en conocer sus Historias, identidades y patrimonios; esto ha provocado una toma de conciencia y valorización de la Historia como disciplina científica y asignatura que nos permite adentrarnos en la investigación, estudio, dialogo y reflexión de las realidades locales, regionales, nacionales y mundiales.

En ello el trabajo de docentes e investigadores en Historia y las Ciencias Sociales han sido fundamentales, desarrollando un trabajo donde el análisis del pasado es visto desde diversas arista, muy alejado de la figura caricaturesca del cumulo de fechas y acontecimientos valerosos. Se sigue señalando que no estamos interesados en el presente, pero pareciera que ignoran que la Historia es tanto presente como pasado, y ambos están en dialogo permanente.

Salen voces manifestando que se debiese aumentar las horas de lenguaje y comprensión lectora, pero olvidan (algo recurrente en este país) que en nuestra asignatura la lectura, su comprensión y análisis está siempre presente; al igual que la exposición de argumentos, ideas y críticas; recordarles que la lectura y su comprensión no es exclusivo de Lenguaje y Comunicación.

Se alega que las futuras asignatura lectivas apuntan a formar ciudadanos, pero olvidan (nuevamente) que nuestro sistema democrático representativo deja poco espacio real para ejercer esa voluntad ciudadana. Se desconoce que ya los estudiantes tienen conciencia de sus derechos y deberes, estos no son una masa ignorante en cuanto a las formas y modos de ejercer su voluntad.

Pero se debe recordar que cuando estos han enarbolan sus derechos son aminorados y vistos como “cabros que no tienen idea”. Frente a esto, si el Mineduc ve que curricularmente los contenidos de Historia no dan el ancho en 3ro y 4to, revíselos y conjuntamente con los profesores, estudiantes, universidades y otros actores se llegue a un consenso.

Pero eliminar Historia por eufemismos es lamentable, eso denota la poca claridad y desconocimiento total de lo que es y es hacer Historia. Ya que la Historia está por sobre las modas.

José Aguilera Martínez

15.388.917-1

Investigador

Profesor de Estado en Historia y Geografía

Fundador de Neuro Juegos. 

Seguir leyendo

Columna

Columna: Mujer y Minería, un desafío de mayor inserción laboral

Publicado

el

Hace unos días en Los Vilos, dimos el vamos a la primera sesión de la Mesa Mujer y Minería de la región de Coquimbo año 2019. Allí nuestro Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género junto a la cartera de Minería estamos liderando estas Mesas que buscan generar un trabajo en conjunto con grandes mineras, medianas y la pequeña minería para derribar barreras y brechas en la incorporación laboral femenina a esta industria que es la más relevante del país en materia económica.

Esta mesa la comenzamos a liderar durante el año pasado Allí generamos diferentes pautas de trabajo en conjunto a mineras de nuestra región.

En el caso de Chile, y según datos entregados por SERNAGEOMIN el porcentaje de mujeres que trabaja en la industria minera alcanza a 8,1% (2017). Por su parte, la Encuesta Nacional de Empleo, señala que la participación de mujeres en la minería, asciende a 8,6% (ENCLA, 2014). Finalmente, y sólo referida a la gran minería, la cifra llega a 7,4% (Consejo Minero). En el caso de las mujeres que ocupan cargos directivos al interior de la industria, alcanza a 1% (Fundación Chile).

El objetivo del Gobierno del presidente Sebastián Piñera es aumentar la participación femenino en las mineras. Por ejemplo, países como Australia y Canadá bordean entre ambos un 17 por ciento de participación en la fuerza laboral de mujeres sen la industria minera. Aspiramos a subir esos puntos porcentuales.

Lo positivo es que la mayoría de las grandes mineras de la región entienden este déficit y están comprometidos en avanzar en esta materia y reducir brechas y barreras de las mujeres en esta actividad productiva

Lamentablemente la baja participación femenina si bien en Chile, es en promedio más baja que otros países con “cultura minera” es una característica compartida lo que se expresa en que las mujeres que son parte de la industria tienen alta rotación, menores remuneraciones y escasa participación en cargos directivos. Las barreras culturales son un elemento común entre los distintos países que tienen industria minera, y actúan no sólo limitando el ingreso de las mujeres a esta actividad, sino también su desarrollo de carrera y permanencia en ésta.

Como Gobierno y Ministerio vamos a seguir trabajando para empoderar más a las mujeres y generar este cambio cultural y hacer entender que la participación laboral femenina en esta industria debe estar a la par del hombre. Es un compromiso del Presidente, Sebastián Piñera que en la región estamos trabajando con fuerza y convicción.

Seguir leyendo

Columna

[OPINIÓN] Una Despensa de basura

Publicado

el

Por

A poco más de un kilómetro de distancia de nuestra Caleta Los Hornos y arrinconada por el Pacífico, se encuentra La Despensa, playa extensa, apacible y hermosa, que con el pasar del tiempo los caletinos la hacemos transformado en lugar de trabajo, descanso, deporte y sociabilización. Playa que se destaca por sus aguas inquietas, fauna y extensas dunas. No son pocos los visitantes que acampan y hacen de este lugar su estancia por gran parte del verano, familias que vienen de diversos lugares de la región y el país.

El problema es que verano tras verano y por la acción de inescrupulosos, este lugar se transforma en un basural. En ella se pueden encontrar abandonados baños improvisados, parrillas, colchones, restos de muebles, además de las típicas bolsas plásticas llenas de desperdicios, la mayoría destrozadas por las aves que pululan incansablemente por su lugar natural buscando entre la basura algo de “alimento”. Todo el escenario es bastante desolador, ya que se esperaría que la gente muestre algo de empatía por el medio ambiente, cuide un lugar que es de todos y que el “turista” manifieste un poco de cultura e higiene, pero, como queda demostrado, no existe conciencia y cuidado por algo tan hermoso como es disfrutar de la costa y el mar.

Se podría señalar que son algunos o unos pocos, pero a la larga el que presencia esto y muestra desdén frente a estas situaciones y se instala o recorre el lugar sin inmutarse, pasa a ser cómplice del daño medio ambiental, tan culpable como el sujeto que arroja una lata de cerveza o un pañal de bebe. Lamentable que en tiempos donde se vuelve a recalcar que el acceso y uso de playas es de libre tránsito no se cuide lo poco y nada que va quedando gratis en este país.

José Aguilera Martínez
Poblador de Caleta Los Hornos
Profesor de Historia, MBA e Investigador.   

 

Seguir leyendo
Publicidad
Publicidad
diarios comunales

@diarioscomunales

Something is wrong.
Instagram token error.