Conecta con nosotros

Editorial

[EDITORIAL] Profesores de La Higuera, ¡arriba los que luchan!

Publicado

el

Estos días somos testigos de un extenso paro de profesores en que la preocupación de algunos es la falta de clases para los alumnos, desconociendo el trasfondo de la movilización que es mucho más amplio que eso.

Con la perspectiva que proporcionan varias décadas, hoy es posible ver que los más robustos pilares del modelo neoliberal, a cargo de las clases dominantes, con sus manifestaciones de muerte, represión y miseria popular siguen haciendo eco en una parte de la población desinformada, que se acostumbró al modelo y que critica desde ese desconocimiento cómodo la lucha que algunos dan para mejorar y cambiar el actual sistema.

Con la doctrina del shock que se usó en los periodos más oscuros de nuestra historia, hicieron creer a los chilenos que la educación es un bien de consumo y que para tenerla hay que pagar por ella, no importando cuánto se endeuden las familias, ya que era la única forma de ser parte de la sociedad. Sin embargo, eso no es y no debe ser así. Y parte de esa es la lucha que están dando los profesores.

Los docentes han declarado en reiteradas ocaciones que con esta movilización no están pidiendo reajustes y que el motivo principal del paro se debe al abandono de la educación pública por parte del Gobierno y las municipalidades. Y La Higuera no es la excepción, porque vemos donde está la preocupación de la administración municipal y la educación claramente no es una de ellas, donde el pan y circo ocupa el lugar principal.

La educación es el principal motor de movilidad social y se debe fortalecer para lograr avances en todo ámbito de la comunidad, por lo que criticar a los que luchan y ponerle trabas por su movilización no solo supone falta de respeto hacia el profesorado, sino que evidentemente la educación pública que gestionan no les importa y están en contra de ella.

Qué distinto es cuando hay alcaldes como César Orellana de la vecina comuna de Freirina, quien no solo está apoyando la movilización, sino que además desde el municipio de esa comuna han organizado diversas actividades que fortalecen la lucha y las demandas de los profesores, porque entiende la importancia de lo que exigen.

Hoy están ciertamente “los que luchan” y “los que lloran”. Los profesores de La Higuera están en el lado correcto.

Profesores, ¡arriba los que luchan!

Seguir leyendo
Comentarios

Editorial

[EDITORIAL] La [in]cultura de la Municipalidad de La Higuera

Publicado

el

Por

El término cultura proviene del latín cultus y hace referencia al cultivo del espíritu humano y de las facultades intelectuales del hombre. Pero su definición ha ido mutando a lo largo de la historia y desde la época del Iluminismo ha sido asociada a la civilización y al progreso. Podemos entender a la cultura como una especie de tejido social que abarca las distintas formas y expresiones de una sociedad determinada, esto es, el conjunto de costumbres, tradiciones y valores que al decantarse caracterizan la identidad de un pueblo.

Los pueblos se distinguen por el valor que den a sus culturas, que son, en parte, sus costumbres, deberes, acciones y su dignidad. Este valor debe ser encaminado por quienes detentan el poder, porque su función que no solamente es administrar los recursos económicos, también deben generar acciones tendientes a la mantención y profundización de los aspectos culturales de la sociedad.

La Higuera es un caso preocupante. Las autoridades y funcionarios no están en sintonía con lo que se debe entender efectivamente por cultura y parece que no les complica mantener a la comuna en un statu quo y adormecimiento cultural.

El jueves 7 de febrero de 2019 se presentó el libro «Caleta Los Hornos: imágenes, memoria e historia» sobre la historia de esa localidad de la comuna y ninguna autoridad ni representantes de la municipalidad estuvieron presentes en la actividad, lo que demuestra el desinterés en fomentar realmente la cultura.

Pareciera que nuestras autoridades están muy cómodas con el concepto pequeño y equívoco que tienen de lo que es cultura, entendiéndola solo como entretenimiento –pan y circo– con festivales, bailes y entrenamientos de algún equipo de fútbol por 30 minutos en las canchas de la comuna, demostrando que hay una alarmante ausencia de una política cultural comunal (así como en otros temas) que genere acciones para el fomento cultural desde todas las perspectivas y que no sean solo actividades intermitentes que reflejen solo improvisación y falta de preocupación.

Esto es un grave problema que afecta a todos y sumerge a la comuna de La Higuera en una crisis que se alimenta de esta falta de cultura que deprime al sistema. Un sistema evolucionará cuando exista un alto grado de conciencia crítica en la sociedad civil y para ello deben existir autoridades interesadas y comprometidas en que se dé ese desarrollo.

Solo queda preguntar: ¿qué están haciendo el alcalde, concejales y funcionarios municipales al respecto?

 

Seguir leyendo
Publicidad
Publicidad
diarios comunales

@diarioscomunales

Something is wrong.
Instagram token error.