Reglas para los comentarios

La participación de los lectores es la esencia de El Comunal. Para que los comentarios a noticias sean lugares de encuentro, y no de desencuentro, interesantes y respetuosos, hemos elaborado las siguientes normas básicas de convivencia:

– Los comentarios en Público están sujetos a moderación con el fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante.

– No se aceptarán comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes, incluyendo los que constituyan apología del terrorismo o de la violencia en general, o aquellos que puedan suponer cualquier violación de los derechos de los menores y la infancia.

– No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que, en general, puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría en base a aspectos como la nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.

– No se admitirán comentarios que hagan apología de cualquier tipo de crueldad hacia los animales.

– Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros usuarios que comenten.

– No se aceptarán comentarios que alberguen spam, publicidad comercial o material especialmente protegido por derechos de autor.

– No se aceptarán comentarios políticos/partidistas en noticias, fotos, encuestas, etc. cuyo contenido no sea político.

– Tampoco se aceptarán comentarios mal escritos o que sean escritos todo en mayúsculas. Además de ser considerado grito / mala educación, es molesto para leer.

El Comunal se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que no se ajusten a estas condiciones. También podrán borrarse aquellos comentarios enviados por robots u otros programas informáticos destinados a desnaturalizar debates, encuestas y foros en la red.

Los comentarios no reflejan la opinión de El Comunal, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas.