Connect with us

Comunales

Sernapesca confirmó muerte de ballena varada en playa de Caleta Los Hornos: Era un ejemplar denominado “fin”

Son muchos los cetáceos que cautivan al público, pero algunos no gozan de tanta popularidad como sus pares. Una de esas criaturas fantásticas, pero menos conocidas, es la ballena fin, la segunda más grande del mundo y la segunda más rápida. Tristemente, sí hay un ranking que encabeza: es la especie de cetáceo que más muere y presenta lesiones por choques con embarcaciones.

Más detalles en www.elcomunal.cl

Publicado

el

A través de las redes sociales Sernapesca confirmó que la ballena varada durante la tarde del martes 13 de diciembre, en la playa la Despensa al norte de Caleta Los Hornos, murió en la zona costera por causas desconocidas, aunque los habitantes del lugar señalaron que tenía un golpe y sangramiento en gran parte de su cuerpo.

La institución señaló que se trata de una ballena fin juvenil de aproximadamente 12 metros y personal llegó la mañana de este miércoles, pero por el efecto de las mareas la especie fue arrastrada hasta uno roqueríos cercanos de difícil acceso, por lo que se evaluaba realizar un análisis del cuerpo, junto con recomendar a la comunidad no acercarse por el riesgo de enfermedades como la zoonosis y accidentes por fuerte oleaje.

LA HISTORIA DE LA BALLENA FIN

Son muchos los cetáceos que cautivan al público, pero algunos no gozan de tanta popularidad como sus pares. Una de esas criaturas fantásticas, pero menos conocidas, es la ballena fin, la segunda más grande del mundo y la segunda más rápida. Tristemente, sí hay un ranking que encabeza: es la especie de cetáceo que más muere y presenta lesiones por choques con embarcaciones.

Muchos la denominan como “ballena fin”, “ballena de aleta” o “rorcual albiblanco”, debiéndose este último nombre a su asimetría de colores en la mandíbula, en donde el lado derecho es blanco (incluyendo las barbas) y su lado izquierdo es más oscuro.

Su nombre científico es “Balaenoptera physalus”, nombre acuñado por Frederick Martens en 1675 (los Fredericks siempre involucrados con esta especie), en donde “physalus” proviene del griego que significa “soplar” o “silbido”, lo que probablemente se debe al ruido que realizan cuando salen a respirar a la superficie, sonando como un silbato fuerte.

Estas ballenas pueden llegar a medir hasta 26 metros, siendo la segunda ballena más grande del mundo, después de la emblemática ballena azul. Las hembras son más grandes, y las del hemisferio sur son más grandes que las del hemisferio norte, donde las hembras no sobrepasan los 22 metros de largo.

La ballena fin es la segunda ballena más rápida, alcanzando 30 km por hora, siguiendo a la ballena sei. En muy pocas ocasiones se ha visto a la ballena fin realizar saltos, siendo este tipo de conductas más comunes en la ballena jorobada, aunque no se sabe cuál sería su función.

En Chile esta especie fue fuertemente cazada, declinando la población a cerca del 40% de la población original. Para la ballena fin no se conocen zonas de reproducción (en invierno) pero durante el verano, en época de alimentación, migran a aguas cercanas a la Antártica.

Esta última afirmación es la que se creyó por décadas, sin embargo, los últimos años se han descrito zonas de alta concentración de ballenas fin en las costas del norte de Chile. Una de estas zonas corresponde a las aguas aledañas a las islas de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, en donde, entre noviembre y abril, llegan diferentes individuos de ballena fin a alimentarse dada la alta presencia de krill (principal alimento de la ballena) en la zona.

(Fuente LaderaSur.com)

Facebook

Lo más leído